miércoles, julio 19, 2006

No se puede medir lo que vemos con los ojos
No se puede medir lo que aprendemos de los libros
No se puede medir el amor
No se puede medir la amistad
No se puede medir la verdad
No se puede medir
la repugnancia por la injusticia.

5 comentarios:

anais dijo...

Aquí, unas Sabias, que se hacen llamar MADRES DE LA PLAZA DE MAYO, dijeron alguna vez:
"RESISTIR ES UNA MANERA DE LUCHAR"
Y, nunca, nunca, bajaron los brazos, y ni van a bajarlos mientras vivan y la justicia no se haga realidad.

Salud y R. S.

anais i.

Alfredo Godínez Pérez dijo...

Lo unico que debemos saber es que aquello para medible es lo común y lo demás son las sorpresas de la vida.

CadávEr Muerto dijo...

Pero que gacho cala lo que no se puede medir...

angel dijo...

Quizá por eso la poesía es la medida infinita del sueño....

opphelia dijo...

Anais, lo importantes es eso: nunca bajar los brazos, nunca dejar la lucha, sé que me comprendes transocéanicamente, te abrazo desde acá =D

Alfredo, sorpresas de la vida que repugnan a poco no?

Cadáver, gachisimo, hondisismo, eterno =/ Gracias por la visita, Vuelve!

Angel, me encantó tu símil de la poesía, Gracias gracias! Abrazos! =)