Nada personal

miércoles, septiembre 06, 2006

Supe que no me gustaban los hombres sin circuncisión cuando estaba en la preparatoria. Mi vida sentimental de adolescente se debatía entre mis dos mejores amigos y los únicos en aquél entonces. Ellos dos fueron los primeros que me dirijieron la palabra cuando entré al Liceo. A ellos dos les debía mi lealtad y fidelidad. Pero como era de esperarse al pasar de un año a otro, me hice novia de uno de ellos. Al cabo de un año el que no era mi novio sintiéndose desplazado comenzó a exigirme tiempo él y yo solos, sin él, mi novio, su amigo. Yo bien pendeja como era entonces cedí. Poco a poco y no sé cómo de pronto me vi envuelta en situaciones del tipo: el otro y yo solos en una calle oscura tocándonos, solos en un parque abrazados, solos en el auto... Supe que jamás volvería a estar con un hombre que no tuviera la circunsición cuando una noche estando en el coche metí la mano a su pantalón y sentí su salchicha coctelera bañada en una especie de moco baboso y un pellejo arrugado ahi junto, la saqué y casi me vomito. Él, serio. Yo, la más culpable y asqueada. Mi novio, ni enterado. Nuestra amistad, terminó. No fue nada personal nomás no me gustó.

5 comentarios:

La hormiguita dijo...

El problema, una vez aclarados los gustos, es cómo adivinar...

Saludos

Sovka dijo...

HOLA :)
A MÍ TAMPOCO ME GUSTAN LOS HOMBRES SIN CIRCUNCISIÓN...
SE SIENTE FEO :(

TE DEJO UN ABRAZOTE.

calixta dijo...

yo los prefiero bien judíos, con una dieta sin cerdo, una madre asfixiante, una barba cerrada y la circucisión
oh my god!

anais dijo...

A mí, me da lo mismo... La salchicha coctelera simpre termina aderezada de la misma manera...
A sí qué, para qué discriminar?

Ricardo Olvera dijo...

muy buena anécdota!
(pobre tipo…)

me imagino que de verte la cara
quedo cabizbajo…

y muy cierto lo que comenta la hormiguita…

un beso querida!